La Biblioteca PDF Imprimir E-mail

"Diario de invierno" - Paul Auster

thumb_14709_portadas_bigCesar García (Slictik): Confieso mi fascinación por los diarios de escritores. Acabo de leer este maravilloso Diario de invierno de Paul Auster al tiempo que estoy leyendo los diarios de André Gide y he comenzado a leer los diarios de Julien Green, en francés porque no los he encontrado en español, un autoregalo de cumpleaños. Como autor de un diario sé muy bien la dificultad de este género o subgénero literario, donde la sinceridad es un reto, el desvelamiento de la intimidad algo muy complicado y el poner toda la carne en el asador algo realmente muy doloroso. Por eso me he sentido, no solo fascinado, sino intensamente conmovido por este diario de Paul Auster, un fantástico escritor del que he leído la mayor parte de su obra. El hecho de que Paul forme parte de mi generación, aunque es un poco mayor que yo, y de que haya dedicado su vida a escribir hace de este diario algo que me atañe muy personalmente.

¿Cómo se escribe un diario que abarca toda una vida? Yo mismo me lo he planteado y las dificultades son muchas, no puedes escribir sobre toda tu vida de forma cronológica, desde tus primeros recuerdos de niño, incluso de bebé, hasta tu momento presente. Necesitas una estructura convincente y globalizadora y unas tijeras de podar muy grandes, muy afiladas y extremadamente finas. Podar una vida es tan doloroso como viviseccionarte, como intentar cortar tu cuerpo en rodajitas y quedarte con lo esencial. ¿Qué es lo esencial en un cuerpo físico? ¿Qué es lo esencial en una vida? ¿Qué se puede ocultar sin que sufra la sinceridad imprescindible con la que se debe afrontar la escritura de un diario? ¿A qué nos obliga la discreción cuando están implicadas otras personas? Nuestra vida ni es "nuestra" ni es posible eliminar de ella a todas las personas con las que nos hemos encontrado en el duro camino de la vida. Y sin embargo los otros también tienen derecho a su intimidad y a su honor. ¿Entonces? Hay que mantener un delicado equilibrio en la cuerda floja. No queda otra. Puedes escribir un diario a lo largo de toda tu vida, un diario cronológico, aunque te puedas saltar fechas, porque escribir todos y cada uno de los días de tu vida solo está al alcance de unos pocos, pongamos por caso los diarios de Anaïs Nin, o puedes ponerte un día a recapitular tu vida y escribirla como una novela, en el caso de Auster corta, porque asombra como se puede resumir una vida en tan escasos folios.

Y aquí entra la creatividad de un escritor. Paul nos da un fantástico paseo por su vida utilizando pequeños trucos que funcionan a las mil maravillas. Así el recordar todas las casas en las que ha vivido le permite mostrarnos trozos de su vida que funcionan como secuencias cinematográficas en las que puede entrar lo esencial o simplemente lo más emotivo. Se puede contar el momento actual y a continuación remontarse hacia un momento o etapa del pasado, basándose en algo que se ha dicho o en un nombre que aparece al rememorar esos momentos. Estos pequeños trucos resultan asombrosos por la variedad, la originalidad y la creatividad con la que se resume una vida. Se lee de un tirón, con total empatía, con la diversión que nos produce una novela con mucho ritmo y además nos encontramos con una persona muy interesante que nos desnuda su alma sin alharacas, sin adornos, sin falsos esteticismos, con naturalidad y sobre todo con intensa emotividad. Porque lo que más me ha gustado de este diario es esa sinceridad natural y apabullante con la que nos cuenta lo que ha sido su vida, sin ocultar vergüenzas, momentos dramáticos o intimidades que a cualquier otra persona le resultaría complicado poner en el escaparate, de cara al público.

No hay nada más profundo, más interesante, más afectivo, más espiritual, que entrar en la intimidad de una persona, porque él mismo nos ha abierto la puerta y como un amigo, más que como un anfitrión afectado y grandilocuente, nos muestra cómo es su casa, sin haberla limpiado expresamente para la ocasión. Así es mi casa, así soy yo, así vivo, nos dice Paul Aster, y no puedo lamentar que me veas tal como soy, porque esto no es una ficción, esto es la vida, esto soy yo. La profunda empatía que sufre el lector al leer este diario nace precisamente de ahí. Es cierto que puedes intuir que no se dice todo, que hay cosas que deben ser tranquilamente puestas aparte, porque como he dicho cuando hay otras intimidades que respetar la sensibilidad y la prudencia con la que te mueves en la cuerda floja indica la calidad de tu alma. Así puedes echar de menos, si has vivido en pareja, que no se hable de ciertas cosas que todos sabemos que ocurren en la vida de pareja, pero es suficiente con que nos de dos o tres o cuatro pinceladas, secuencias breves, de esa vida en pareja para que uno pueda intuir el resto, sin necesidad de saciar una curiosidad morbosa e inútil. Cuando el autor del diario no nos oculta alguna de sus vergüenzas, que cualquier otra persona ocultaría con pudibundez o incluso miedo, nos genera confianza, sabemos que no está escribiendo una autobiografía autorizada en lo que solo se dice lo mejor del personaje, lo que ha sido autorizado, lo que le ensalza. Generar confianza es fundamental en el autor de un diario. Si el lector intuye que nos están llevando en volandas por un hogar que ha sido limpiado y ordenado durante mucho tiempo antes del momento de la visita y que hay muchas puertas cerradas y muchos rincones por los que se pasa a toda velocidad, sabe que no es amigo del anfitrión, es una comparsa que éste utiliza para inflar un poco su ego.

Imagen

Paul Auster

Leyendo este diario de Paul Auster uno se siente su amigo, porque estas confidencias no se le hacen a un desconocido. Esto predispone al lector a disfrutar de la amistad de una gran persona, aunque sea de forma virtual, a distancia. Y cuando llegas al final sientes que te gustaría conocer a esa persona, darle un abrazo, charlar tranquilamente mientras te tomas un café en su casa, porque es una persona digna de confianza por la que es fácil sentir afecto. Uno no quiere ser solo un lector, sino un amigo, y este es uno de los mayores triunfos de un diario, no justificar lo que ha sido tu vida, sino mostrarte tal como eres y esperar que eso genere comunicación y afectividad. Es cierto que un escritor, como es mi caso, puede echar de menos algunas palabras sobre el nacimiento y desarrollo de algunas de sus novelas, pero este no es exactamente el diario de un escritor, sino el diario de una persona que escribe, que no es lo mismo. Como lector ávido y apasionado de su obra y como escritor siento una enorme curiosidad por saber cómo escribe Paul Aster, cómo se le ocurren las ideas para sus novelas, cómo ha sido su vida de escritor, con sus altibajos y sus momentos difíciles, pero Paul no pretende eso, este es un diario de invierno, que se escribe a solas, mientras afuera cae la nieve y hace frío, recuerdas tu vida, sientes profundamente cada acontecimiento, estás más o menos triste o alegre, no bloqueas los recuerdos dramáticos, es como si percibieras la proximidad de la muerte y lo que necesitas es saber que tu vida a pesar de todos los pesares ha tenido pleno sentido. Eso es todo, casi nada.

Te gustaría no terminar de leer el libro, seguir disfrutando y disfrutando, pero es muy corto, muy denso, pero corto, al tiempo que muy entretenido, gracias a esos pequeños trucos tan creativos. No solo disfrutas, escuchas cómo un amigo te cuenta su vida y estás a gusto, no tienes la tentación de salir huyendo porque algo, o muchas cosas, te molestan, te repugnan. Reconozco que no he encontrado las raíces de su obra en su diario, no me explica al autor de esas historias tan extrañas, con personajes tan peculiares, esa especie de surrealismo mágico, esa creatividad y originalidad que uno no sabe muy bien de dónde viene. Su vida da algunas claves, pero no las suficientes. Si sus novelas pueden tener alguna dificultad para el lector, por la dificultad de ponerse en la piel del personaje que suele sufrir mucho, por la necesidad de darse un descanso en unas historias muy intensas emocionalmente, el diario se lee con una sorprendente facilidad, es como la conversación de un amigo que sabe expresarse muy bien y que no utiliza un lenguaje rebuscado que te obliga a consultar el diccionario cada dos por tres. Te cuenta su vida y la escuchas conmovido, porque sientes una maravillosa proximidad, porque tu vida también, de alguna forma es así, porque las vidas de todos los seres humanos son así. Un libro imprescindible para los lectores de Paul Auster, pero también para quienes tienen suficiente sensibilidad humana para escuchar a otro ser humano hablar de su vida, con naturalidad, con humanidad, con enorme afectividad.


SINOPSIS :

Paul Auster, refugiado en un rincón de su casa en N.Y., mientras fuera adivinamos la nieve y el frío, nos va desgranando lo que ha sido su vida. No ocurre que nos sintamos decepcionados por algo y deseemos que nos cuente sobre otros momentos de su vida, porque todo el diario es un salto mágico, de adelante hacia atrás, de atrás hacia delante. Nos describe las casas en las que ha vivido, qué le llevo a ellas, cómo era su vida, al tiempo que un nombre, una frase, le lleva a un momento concreto en el tiempo, un amigo de infancia, sus padres, su vida de estudiante, sus viajes, sus trabajos, sus novias, sus amores, sus dificultades. No es un relato cronológico que comienza por el principio y sigue hasta el final, aunque al lector no le interesen demasiado algunos momentos, es un salto constante en el tiempo y todo lo que cuenta es interesante, humano, emocional, afectivo. Desde la melancolía del que sabe que está viviendo la última etapa de su vida, que puede terminar en cualquier momento, la vida se ve como lo que es, un fugaz, intenso y espiritual momento en el tiempo que nunca volverá a repetirse.


FICHA TÉCNICA :

AUTOR: PAUL AUSTER
TÍTULO ORIGINAL: WINTER JOURNAL
EDITORIAL: ANAGRAMA
ISBN 978-84-339-7829-5
GÉNERO: NARRATIVA
SUBGÉNERO: DIARIO

  Enlace al foro. 
 

Iniciar Sesión

Foto "SYM" Ranking

Antoni 20
RamonFc 14
Isidro J. Gavilán 14
Ribasca 14
Jeno 12
Espartano 10
Fardels 10
Javier Morales 10
Sorginetxe 10
Jasdg
8
  1. * Actualizado: Julio 2018

Rincón del Usuario

Conociendo a

"Miriam Carrasco"

Miriam

Sonymage te recomienda...

Iaki

"Iñaki Bolumburu"

Imagen aleatoria

Páginas amigas

Espaifotografic

enfoca2

Fotografodigital

Sonymage en la red

Facebook

Twitter

Instagram

1_4LXZskVMONXkddXwvqCjoQ

Equipo Sonymage

Equipo_2017_r

Detrás de Sonymage existe un Equipo humano que lo hace posible

Conócenos !!!

Libro de cortesía

libro_de_visitas_1

Deja la huella de tu paso por Sonymage

Creative Commons

by-nc-nd.eu_petit

Taller de Revelado

26ª Edición: Junio 2018

Participa donando un formato raw y/o realizando la edición del formato RAW que mensualmente te proponemos --->  NORMATIVA

Raw aportado:  Mayte Muro

Versión Ganadora: José Angel  Niño (Anikuni)

   

 

DSC00226

DSC00226-Editar

 

 

Enhorabuena compañero !!!
   
  

 

Copyright © 2010 www.sonymage.es. Todos los derechos reservados.