La Biblioteca PDF Imprimir E-mail

"El Camino" - Miguel Delibes

El_caminoCesar García (Slictik): Acabo de terminar la relectura de esta obra maestra de uno de los grandes de la literatura española. Entre mis planes para la jubilación estaba la relectura de las obras maestras de la literatura universal y de todas aquellas novelas que me habían impactado a lo largo de mi vida como lector. En esa lista estaba El Camino de Miguel Delibes, lectura juvenil de la que ya casi ni me acordaba. Ha sido un auténtico placer disfrutar de esta exquisita novela, no muy larga, intensa, lírica y con ese humor delibiano, tan sutil, con tanta retranca, tan de la meseta castellana. Entre las novelas "de pueblo", de naturaleza, ésta es una verdadera joya. Uno puede percibir con toda intensidad el amor del autor por los pueblos, el campo, la naturaleza, el paisaje, los animales y sobre todo por sus habitantes, especialmente por los niños y adolescentes. Creo que esta es una constante del autor. El tratamiento de los personajes infantiles es tan cercano, tan cariñoso, tan profundo, que uno diría que Delibes nunca olvidó su infancia, que nunca dejó de ser un niño, en el mejor sentido de la palabra. Los tres protagonistas, con sus correspondientes y divertidos apodos, como todos en el pueblo, algo que entendemos muy bien los que hemos sido y seguimos siendo de pueblo, son personajes antológicos que uno no puede olvidar.

A quienes sigan estos pequeños comentarios literarios les podrá parecer que su autor está más interesado en la literatura de fuera, extranjera, que en la nacional, tal vez porque le parezca mejor la foránea. Nada más incierto. En realidad leo mucha más literatura española que de fuera de nuestras fronteras, si no la comento con tanta extensión y tantas veces, es porque me resulta mucho más conocida y no me da tantas sorpresas como los autores y las obras que descubro en el exterior, especialmente norteamericanas, una literatura de la que aún me queda mucho por descubrir. La nuestra no desdice en lo más mínimo de cualquier otra literatura mundial, desde Cervantes a Miguel Delibes, pasando por Baroja o Galdós y terminando en los nuevos y grandes autores contemporáneos. Es por eso que he querido introducir esta obra de Delibes en mis comentarios, rompiendo el ritmo de autores norteamericanos, y espero que conforme mis relecturas vayan avanzando pueda hablar de los grandes autores españoles como se merecen.

El realismo de Miguel Delibes no es el realismo objetivo, frío, desnudo, crudo, observado más por la cámara que por el ojo humano. No es ese realismo que a mí particularmente me gusta tan poco, que me parece lejano y falto de vida, como podría ser el de Ferlosio en el Jarama. Es un realismo fantástico, casi mágico, de alguna manera precursor del realismo mágico de la novela sudamericana. Creo que a ello contribuye en gran medida ese sentido del humor, a la vez tan tierno y humano y con tanta retranca pueblerina y de la meseta castellana.
No hay personaje que se salve, todos tienen sus divertidos apodos, todos son observados con ojo avizor de águila para detectar todos y cada uno de sus defectos de carácter, pero a la vez el ojo comprende, disculpa, perdona, humaniza, acerca a cada personaje, y sobre todo lo pone en su sitio con ese humor tan generoso y humano, con una retranca que hace que me acuerde de mi abuelo materno, de pueblo, temible por su retranca, y tantos otros a los que conocí en mis periplos pueblerinos. Así el cura es siempre un santo; las cotillas oficiales, apodadas Las guindillas, solo necesitan la mención de su apodo para que el lector sepa a qué atenerse; otros reciben su apodo de algún defecto físico o de carácter, nadie se salva.
Toda la descripción del pueblo y del entorno resulta muy cercana al lector de pueblo, pero el lirismo con el que el narrador nos describe todo esto hace que nos sintamos unidos a la naturaleza, en una especie de paraíso natural que algunos hemos vivido como tal en nuestra infancia. Incluso a pesar de su conocida afición a la caza, Delibes respeta y quiere a los animales, como quiere el paisaje, como quiere a estos habitantes de un pueblo mítico, a la altura de un Macondo sin tantas aspiraciones y grandeza. Pero el autor no se conforma solo con esto, profundiza en el misterio de la vida y nos la muestra con toda su diversión y su crudeza, en esa metáfora de un camino que el niño protagonista sabe que tiene que iniciar, sí o sí, porque los adultos mandan, porque nadie puede permanecer para siempre en el paraíso de la infancia. La vida es misteriosa e inquebrantable, no se casa con nadie, y cuando llega la hora de llevarse a un amigo querido, a un compañero de juegos, a un personaje entrañable, se lo lleva sin más, con ese sencillez dramática con la que ocurren estas cosas en la vida real y que Delibes copia a la ficción sin ninguna dificultad, porque el lector se acaba dando cuenta de que para el autor vida y ficción son lo mismo.

MiguelUna de las grandes cualidades de Miguel Delibes como escritor es esa portentosa facilidad para la creación de personajes, perfectamente trazados con un par de pinceladas, profundos, inconfundibles, cercanos, tan sólidos como los personajes quijotescos en los que se inspiran, al menos estoy convencido de ello. En toda la obra de este autor los personajes lo son todo, a la misma altura de cada historia. Sus historias no existirían sin sus personajes y sus personajes no existirían sin estas historias, están inextricablemente unidos y por eso en ningún momento nos rechina nada en el relato, todo parece encajar a la perfección. A pesar de una pizca de reticencia que siempre he sentido por los relatos que son calificados de "realistas" por encima de todo, las novelas de Miguel Delibes son para mí mágicas, porque la imaginación y la fantasía no se obvian, no se tiran al cubo de la basura, porque forman parte esencial de sus personajes, de la misma vida. Nunca he podido comprender las tendencias literarias que piensan que la literatura no es otra cosa que la descripción realista de paisajes y personajes. ¿Dónde quedan nuestros sentimientos ocultos, nuestros secretos, nuestras fantasías, nuestros sueños? Delibes no se olvida de ellos, cada personaje tiene sus sentimientos ocultos, sus fantasías y sueños, no estamos ante árboles en un paisaje, sino ante seres humanos que intentan vivir con toda la intensidad que les es posible.

Es una novela para todos, para niños y grandes, para realistas e imaginativos, para pueblerinos y urbanitas, porque es una novela sobre la misma vida y la vida es lo que nos une a todos, estamos vivos y por eso nos podemos comprender, e incluso querer, aunque a veces tenga que ser a través del filtro del humor, en este caso tan humano y divertido que al lector le hace amar aún más a los personajes, una piedra de toque del verdadero humor, que no nos aleja de los otros, al contrario nos aproxima y nos vincula más. No hay un solo personaje malvado, canalla, en la novela, porque cuando nos aproximamos al ser humano y lo miramos con humor, sino con amor, el bien y el mal no dejan de ser otra cosa que esa tragedia accidental que a veces arrebata la vida de los que más queremos.


SINOPSIS

Protagonizada por tres muchachos en edad escolar, cada uno con su apodo gracioso, que no voy a desvelar a ver si alguno se anima a leer la novela, aunque solo sea por los apodos, la historia se desarrolla en un pueblo sin nombre, posiblemente de la meseta castellana, aunque tampoco se dice. Hay algo de montaña, como la hay también en algunas partes de la meseta, hay un tren que pasa todos los días por un túnel, hay un cura que es un santo, unas tenderas que son unas cotillas, un indiano que ha regresado para instalarse con una preciosa hija ya un poco mayor para los sueños románticos de los muchachos, hay un herrero, un quesero, hay una deliciosa niña pecosa que anda tras el protagonista, hay mucha represión de una determinada época en este país, hay mozos y mozas que retozan en los campos, hay un cine que se "fabrica" por el cura y las cotillas para evitar tanto desmadre pecaminoso, pero que no dura mucho porque la tijera de la censura acaba por quitar el entusiasmo hasta a los más entusiastas de este noble arte. El camino es el que le queda por recorrer al protagonista, que no quiere irse de este paraíso, aunque ocurran algunos dramas inesperados que tiñen de negro la vida y la naturaleza. Es una novela fácil de leer, tan entretenida como la que más, pero sobre todo es una obra maestra de la literatura, en la que la vida y los personajes se entrelazan estrechamente, hasta el punto de que el lector nunca sabrá dónde termina la vida y comienza la ficción.

AUTOR: MIGUEL DELIBES
TÍTULO: EL CAMINO
EDITORIAL: AUSTRAL
ISBN: 9788423342303
GÉNERO: NARRATIVA. NOVELA

 

Iniciar Sesión

Foto "SYM" Ranking

Antoni 20
RamonFc 13
Isidro J. Gavilán 13
Ribasca 13
Jeno 11
Espartano 10
Fardels 10
Javier Morales 9
Sorginetxe  9
Félix Capote
8
  1. * Actualizado: Noviembre 2017

Rincón del Usuario

Conociendo a

"David Santaolalla"

(Cebolledo)

Foto-Gonzalo_Hervs

Galería del mes

26.RamonFc

"RamonFc"

Imagen aleatoria

Objetivo solidario

 unicef_logo_es

Siria

Guerra en Siria

La vida de 8 millones de niños está en grave riesgo.

Seamos solidarios

Páginas amigas

Espaifotografic

enfoca2

Fotografodigital

Equipo Sonymage

Equipo_2017_r

Detrás de Sonymage existe un Equipo humano que lo hace posible

Conócenos !!!

Facebook

Facebook


Twitter

Twitter_Sonymage

Libro de cortesía

libro_de_visitas_1

Deja la huella de tu paso por Sonymage

Creative Commons

by-nc-nd.eu_petit

Taller de Revelado

20ª Edición: Diciembre 2017

Participa donando un formato raw y/o realizando la edición del formato RAW que mensualmente te proponemos --->  NORMATIVA

Raw aportado: RamonFc

Versión Ganadora: José Ángel Sáez-Díez (Jasdg)

   

 

raw

jasdg

¿Como se hizo?...

dedo_apuntandoclick-aqui-png

Enhorabuena compañero !!!
   
  

 

Copyright © 2010 www.sonymage.es. Todos los derechos reservados.